Soy una intrusa pikleriana

Os voy a hacer una confesión, no es nada nuevo pero por si acaso: no soy una pikleriana de pro ni pretendo serlo. No he viajado a Budapest ni creo que lo haga, no me me compensa el desembolso económico, de tiempo y de esfuerzo, simepre tengo algo “mejor” en lo que invertir y que prorizar (y pongo “mejor” entre comillas porque no pretendo desmerecer una formación de sobrado prestigio, más bién remarcar una opción). Aunque ya sabemos que nunca se sabe, no es mi prioridad, ostentar su título implica una forma de trabajo ortodoxa que no comparto.

Llegué al Movimiento Libre a través dos vías bastante distintas, una, la menos común, a través del concepto de Emancipación Intelctual de Rancière/Jacotot; otra, la más común, el trabajo diario durante algunos años en una escuela infantil municipal de Barcelona. Una vez aterricé en el mundo de la maternidad y la crianza empecé a darme cuenta de que había un vacío entre el conocimiento y los discursos de Pikler-Loczy y la crianza en el seno familiar desde determinados paradigmas, ahí inicié un trabajo pedagógico particular en busca de una voz propia que precisamente integrase el trabajo sobre la autonomía y el movimiento libre en el seno del hogar y en una forma de crianza con “apego” o en “brazos” (no os penséis que me siento del todo cómoda con este tipo de términos que no dejan de ser excluyentes).

En este trabajo de aproximación e integración no me barajo únicamente con autores/as piklerianas ni únicamente con sus fuentes, igualmente leo todo lo que cae en mis manos (hasta más de una vez), asisto a todas la formaciones y conferencias que puedo, así como miro de conversar y preguntar a quién se deja (y me interesa), pero no soy una pikleriana de pro.

Soy una intrusa pikleriana, nunca llevaré un espacio de juegos y/o psicomotricidad en la forma pikleriana ortodoxa ni daré muchas de las recomendaciones que se suceden en su discurso, además de pedagoga soy asesora de porteo ergonómico y me gusta promoverlo cuando lo veo pertinente, creo que los bebés necesitan muchos brazos y me gusta generar un discurso propio más que reproducirlo.

Soy una intrusa pikleriana, mi libro de cabercera es El maestro ignorante y a El maestro ignorante me dirijo. La vuelta por Pikler-Loczy es apasionante, integrar su discurso a otros paradigmas de crianza es apasionante, ser una intrusa es apasionante, ir en busca de la propia voz es apasionante.

Soy una intrusa pikleriana, no vengáis a mi buscando una respuesta ortodoxa porqué ese no es mi lenguaje, procuro trabajar con corrección y miro de ser rigurosa pero mi voz no es su voz y tampoco lo pretendo.

Una de las definiciones de emancipación es alzar la voz en un lugar donde no se te concede, dónde no te corresponde. Soy una intrusa pikleriana.

Yo decido. Vosotras decidís. Aquí estoy. 


 

Si te ha gustado no te olvides de COMPARTIR y SEGUIRME 😉

Cualquier pregunta sobre el post puedes realizarla en COMENTARIOS o pásate por el GRUPO de Facebook Movimiento Libre y Crianza en Brazos, una comunidad que crece día a día (enlace aquí)

No olvidéis que ofrezco TALLERES, CHARLAS y ASESORíAS PERSONALES y otros SERVICIOS PEDAGÓGICOS a FAMILIAS y PROFESIONALES (aquí)

En el menú principal encontrareis toda la información y las actividades que tengo en marcha.

¡Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s